Estar en los medios nos protegió – Kieron Brian, miembro de “Artic 30”

Kieron Brian durante su primera aparición pública tras su liberación  (Foto: JA Brambila)

Kieron Brian durante su primera aparición pública tras su liberación
(Foto: JA Brambila)

por José Antonio Brambila

SHEFFIELD. El día de mi liberación las autoridades en la prision de Murmansk, a mil quinientos kilometros al noroeste de Moscú, no sabían cómo tramitar mi ficha, recuerda el videoperiodista británico Kieron Brian, hace mucho no hacían ese procedimiento. No es fácil salir de una prision rusa, afirmó, menos con una sentencia de 10 a 15 años por delante.

Luego de videograbar una protesta por la explotación petrolera en el Ártico en septiembre, el ex colaborador de los diarios británicos The Times y The Mirror fue arrestado a bordo del Artic Sunrise por guardacostas rusos y encarcelado junto con 29 activistas de la organizacion ecologista greenpeace, acusados de “piratería en grupo”. “Poco importo que yo fuera periodista”, se lamentó.

Tras su primera aparició pública después de su liberación el pasado 27 de diciembre, el 12 de febrero el miembro de “Artic 30”, como se les conoció en la prensa, narró en entrevista su experiencia. “Era claro que a pesar de que nosotros definitivamente no eramos piratas, Rusia nos estaba usando como advertencia para todos aquellos que quisieran protestar en el futuro”.

El videoperiodista de 30 años afirmó que desde que fue encarcelado, en septiembre, junto con activistas de 18 nacionalidades, incluyendo un argentino y dos brasileños, sabía que el mundo estaría siguiendo su historia. Con los medios nacioanales e internacionales encima y a sólo unas semanas de la inauguración de los Juegos Olimpicos de Invierno, en Sochi, el gobierno ruso no se podía dar el lujo de evitar el tema, afirmó, “no había forma de que Rusía le dieran la vuelta”.

“Estar en los medios las 24 horas nos protegió”, afrm”ncarcelados s las 24 horas, dos brasileños, en una celda redudica, en la penumbre, con ratas por doquier. to. o Unido. o his foó luego de dar una conferencia en la Universidad de Sheffield, en Reino Unido. “Sin el apoyo de los medios tradicionales hubiera sido muy dificil tener la atención de las autoridades rusas. No imagino ninguna campaña de twitter que tuviera mayor efecto sobre el Kremlin”, sentenció.

De jeans y con una camisa a cuadros, jovial y empático narra: “En la cercel me dí cuenta del impacto de mi historia. Los carceleros hicieron una competencia a ver quién se portaba mejor enfrente de los presos de greenpeace. Ellos nos quer, sentencia. a dios las 24 horas nos protegide Greanpeace con ellos se pod ellos el mismo .Brian field, en Reino Unido. o his foían en sus celdas, pues sabían que así tendrían mejor trato para ellos”.

“Había escuchado un par de historias sobre las prisiones, pero nunca había estado en una”, se sinceró. Al principio sintió temor y terror, no sabía cuanto tiempo pasaría ahí. “Todo el primer día estuve temblando, estaba en choque, nunca había estado en choque antes”, detalló.

En la cárcel una compañera de “Artic 30”, de 21 años, que que por primera vez estaba fuera de casa, le dio una lección. Le dijo: “Todo va a estar bien, hicimos lo correcto, no hemos hecho nada malo”. “Si ella puede yo también tengo que poder”, se dijo.

Las condiciones adentro fueron terribles. La única hora que tenía para hacer ejercicio tenía que aguantarla con temperaturas de hasta menos veinticinco grados centigrados. El resto del día lo pasaba adentro, a menos cuatro grados centigrados, en la penumbre, con ratas por doquier. Perdió mucho peso.

Al igual que el ex analista Edward Snowden cuando estuvo varado un mes en un aeropuerto en Moscú, en la cárcel Brian recibió una copia de la novela “Crimen y Castigo” de Fiodor Dostoievsky. “Es una gran historia sobre la condición humana”, relató. En la carcel también escribió, escribió mucho.

“En Rusia todo puede pasar”, comentó Brian. De pronto, los años se conviritieron en dos meses. La misma semana que ordenó la liberación del grupo de punk Pussy Riot, el gobierno de Vladimir Putin les concedió a los miembros de “Artic 30” una amnistía. “Estoy convencido de que esto fue porque los medios estaban poniendo mucha atención en la historia”, dijo, “no era solo una historia sobre manifestantes, sino una sobre periodismo y libertad de prensa”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s